‘Cuban Chrome’: Todo lo que hay detrás de la serie de los autos antiguos

‘Cuban Chrome’: Todo lo que hay detrás de la serie de los autos antiguos

View the original article from Huff Post Voces here.

El episodio de este lunes 10 de agosto de “Cuban Chrome” (Discovery Channel), es especial, no sólo por recrear el colorido de los autos antiguos en Cuba, sino también porque capta –por primera vez– la reacción en la isla del restablecimiento de las relaciones diplomáticas con Estados Unidos.

El show descubre qué hay detrás de los famosos carros antiguos de los años 50 y 60, que todavía circulan por las calles cubanas y que son un verdadero atractivo para el turismo internacional.

Para los extranjeros son los autos vintage, pero para los cubanos simplemente son los “almendrones”. Este peculiar nombre proviene -según los residentes en el país comunista- de su parecido con una almendra gigante. A los choferes que los manejan les llaman “boteros”.

HuffPost Voces conversó con Craig Piligian, productor ejecutivo del show y director de Pilgrim Studios, para indagar cómo se pudo realizar un trabajo de esta magnitud, único de su tipo en la televisión estadounidense, y grabado completamente en el país caribeño.

“Cuban Chrome” se estrenó el pasado 13 de julio y la serie es narrada por el actor de origen cubano, William Levy.

¿Cómo surge la idea de “Cuban Chrome”?
Los productores de la compañía Rhino Pictures nos ofrecieron hacer una serie sobre la cultura de los autos antiguos en Cuba. Ellos sabían que Pilgrim ha producido showsde gran éxito televisivo como “Fast N’ Loud”, “Street Outlaws” y tenían mucho interés en trabajar con nosotros. Realmente nos gustó el proyecto desde el inicio y ahí comenzamos a desarrollar el show.

¿Qué tipo de restricciones enfrentaron por parte del gobierno cubano, cuando esta serie comenzó a grabarse en un momento en que estaban congeladas las relaciones entre Cuba y Estados Unidos?
Todo el proceso comenzó en el 2013. En ese momento, como bien dices, no existían relaciones diplomáticas con Cuba. Tuvimos que vencer muchos obstáculos con el fin de lograr los accesos y que nuestro proyecto fuera aprobado por ambos gobiernos. No fue nada fácil. Una vez que ya logramos estar en Cuba, la producción se pudo realizar sin dificultades y nadie nos molestó.

Recrearon la vida y las dificultades que enfrentan los miembros de “A lo Cubano”, el conocido club de dueños de autos antiguos en Cuba. ¿Qué descubrieron de ese mundo que realmente no esperaban?
Antes que nada, descubres que estos hombres tienen que construir y crear cada cosa que necesitan porque realmente no las tienen, desde las partes que llevan los autos hasta las alteraciones de piezas que tienen que hacer para que estos funcionen. Nos sorprendió que fabrican hasta los tornillos, algo que es inconcebible para una persona que vive aquí y que todo lo resuelven en una tienda donde venden piezas. Descubrimos también, que desde que existe el embargo, estos clubes trabajan con un gran entusiasmo y se han convertido en una parte esencial en todo lo que tiene que ver con la reparación de automóviles en Cuba. Los clubes han logrado armarse de una infraestructura y sus miembros tienen conocimientos tan específicos que los convierten en verdaderos expertos. Ellos son vitales para sus comunidades en la Cuba actual.

¿Cuántos meses tomó el trabajo de producción y grabación de la serie en Cuba?
Poco menos de 6 meses.

Ustedes mismos dicen que obtuvieron un “acceso sin precedentes” al pueblo cubano como prensa extranjera que antes no se había logrado. ¿Cómo fue posible conseguir el permiso cuando a la mayoría de los medios de comunicación del exterior los limitan?
Realmente una vez que obtuvimos la licencia otorgada por el Departamento del Tesoro a través del Foreign Assets Control (OFAC, por sus siglas en inglés) pudimos entrar legalmente al país, comenzar las audiciones, seleccionar a los participantes y comenzar a construir las relaciones con quienes serían los personajes del show.

¿Hay nuevas ideas televisivas después de esta experiencia y del éxito que está teniendo a través de Discovery Channel?
Hay mucho por explorar y descubrir en Cuba. Ahora que la producción será más fácil, tal vez disminuya un poco la inspiración. Estamos cocinando más ideas y, por supuesto, me encantaría trabajar allí de nuevo, a pesar de que se pierde un poco de emoción porque este hermoso país ya no es la fruta prohibida.

Comments